Follow by Email

lundi 31 juillet 2017

RORATE CÆLI: Sermon for the 8th Sunday After Pentecost: Protestantism in the Church has failed -- Let's try Catholic Tradition

RORATE CÆLI: Sermon for the 8th Sunday After Pentecost: Protestantism in the Church has failed -- Let's try Catholic Tradition

Sermon for the 8th Sunday After Pentecost: Protestantism in the Church has failed -- Let's try Catholic Tradition

by Fr. Richard G. Cipolla

St Mary's Norwalk, Connecticut

July 30, 2017


How the hammer of the whole earth has been cut off and broken! How Babylon has become an object of horror among the nations! "I set a snare for you and you were also caught, O Babylon, While you yourself were not aware; You have been found and also seized Because you have engaged in conflict with the LORD." Jeremiah 50:23-24

Brokenness. That is the only word, a neologism I am sure, that describes our current situation, our plight.  Last evening before dinner I read the New York Times, skimming as I always do. I had no hope of objectivity in the reporting of the news. Objective reporting went several years ago.  But I was deeply saddened to see in an article on yet again another personal debacle within the Trump administration of revolving doors and twitter invective the reporting of the ipsissima verba of an off hand conversation of someone who is working at a high level in the administration and who worked to get someone high up fired and succeeded.  The Times reported his language in the very words he used, which included four letter words that are now common in the artistic media and in everyday talk among so many of our young people but still never until this time have been printed in a newspaper that is read by many people indeed, including young people.  For me this was a powerful sign of where this society is.

There is no doubt in my mind that the Times did this on purpose to make clear the grossness of these people who are close to the president.  But printing those words is crossing a line that needed not to be crossed, because we all know the low level to which discourse has descended among the majority of people.  When the terrible earthquake destroyed the town of Norcia, the birthplace of St. Benedict and destroyed the monastery of Benedictine monks there, I said that this was the sign of the end of Western civilization as we knew it, that is, a civilization founded on the Christian faith, not perfect, but yet with a grounding in faith in the person of Jesus Christ and all that that means.  What is going on not only in this country but also in the whole Western world provides incontrovertible evidence that we are living not only in a post-Christian time but also in a real way in an anti-Christian time.

The breakdown in the moral fiber of this country and of the Western world that happened in the 1960s is real and we are living in its aftermath. To make this observation has nothing to do with a stuffy moralism or puritanism or any ism at all.  We live in a time in which the real fruits of the Protestant reformation that denied the corporate nature of the existence of the individual within the Church as the body of Christ in the world are plain to see. We see its fruits in  the so called rediscovery of the self in the Renaissance, the revolutionary spirit of the later eighteenth century and early nineteenth century and the attendant movement called the Enlightenment  that placed the individual at the center of meaning, and despite the use of WE in the declaration of independence, the American vision placed the freedom of the individual, whose goal is the achievement  of life,  liberty and the pursuit of happiness at the very center of the meaning of human existence.  That peculiar American understanding of the importance of being a corporate entity as one nation, a special nation, was nevertheless undergirded by that radical understanding of the self-determination of the individual that can never be reconciled with the Catholic understanding of the individual as necessarily linked to everyone else in the body of Christ that is the Church in this world.  And yet two terrible World Wars were fought with the belief that there is something very important in the corporate understanding of Western civilization that is worth fighting for and dying for.

But all this is broken and cannot be repaired.  It is a foolish endeavor to try in any way to go back or to recapture the past millennia.  Despite the lowest Mass attendance perhaps in the history of the Church, at least per capita, despite the abandonment of the Catholic faith and its necessary moral component by the great majority of baptized Catholics under forty, despite the confusion and itching of the powers that be in Rome to make things more palatable to a non-believing and self-centered age, the Church seems to refuse to do what has to be done and preach and teach as did the Apostles, daring to tell this generation of the great danger they face if they do not repent and turn to God and throw themselves at his feet and ask for his mercy, a mercy that is never automatic nor can it be presumed, but is always there for the asking, for the asking, one must ask for mercy.

But how can one even preach such things in a Church that has taught her people to feed themselves of the Body of Christ?  A Church who has taught them to stand to receive What is Holy in direct contradiction to the examples of the Magi and of St. Peter and the practice of the Church for nearly two thousand years?  A Church that has forgotten the vision of Isaiah of the Holy, a Church in which the words Sanctus, Sanctus, Sanctus have been emasculated by countless vernaculars that imitate the tower of Babel?  A Church where a moon faced priest faces his people and becomes a presider instead of a sacrificing priest?

Brokenness.  Marriage, the understanding of the family, the constant upsurge in the use of ever new drugs to dull the terrible emptiness felt by so many of our young people, the avoidance of the alleviation of the real poverty of so many people on this earth and instead taking refuge in screeds about global warming, a theory that seems to have some basis in data but is not helping those who are the poorest of the poor and who suffer every day atrocities that we cannot even conceive—this has little to do with Jesus' mandate to love especially those who are in need.

And what are the successors of the Apostles doing in this singular time?  Beating the air.  Trying to figure out how to get through this time of brokenness without admitting that things even in the Church are broken.  That anti-intellectual and irrational positivism that the hierarchy has taken refuge in is crumbling in the face of the onslaught of a godless world and is becoming the laughing stock of what passes for the intelligentsia in our society.  The embarrassing attempt to attract disenchanted youth by imitating the failed methods of Protestant appeal to sentimentality and emotion is indeed disheartening. It does not seem to occur to them to draw on the deep and God-given Tradition of the Church to reconvert our people by truth spoken plainly, by goodness in living a life that makes a serious attempt to be holy, and by beauty, that beauty that is found in Catholic Tradition but needs to be put into practice especially in the liturgical life of the Church.

I was hoping for a good nor'easter, but then they said that the heavy rain would be confined to the Delmarva peninsula, a name that sounds like a 1930s hotel in Palm Beach. I had hoped to be able to put on my Gene Kelly hat and my Gene Kelly smile and my tap shoes and go dancing and singin' in the rain.  I pictured myself clicking my heels and gracefully swinging on a lamp post and let the rain help me forget the innumerable lines that have been crossed.  But the rain never came.

So I donned my own peculiar hat and went to the stone altar and performed that primordial gesture of throwing smoke against a stone altar, an act that resonates with the whole history of man, an act that recalls the Abrahamic sacrifice in all of its terrible incomprehensibility. But this altar was being prepared not for a sacrifice that was a test of faith.  In this sacrifice there was no hand to stay the knife.  In this sacrifice the very body of God incarnate was slaughtered like a sheep and the blood of God flowed onto the stone altar of the Cross and flowed over the thousands of lines that have been crossed by men and women who have deliberately confused freedom with self-fulfillment and that Blood covered those lines with the infinite merciful love of God.

samedi 29 juillet 2017

Le clergé : “L’Osservatore Romano” comme « principal obstacle »

Le clergé : "L'Osservatore Romano" comme « principal obstacle »

Le clergé dénoncé par "L'Osservatore Romano" comme « principal obstacle » aux projets du pape François

Osservatore Romano clergé principal obstacle projets pape François

Le pape François célèbre une messe avec les cardinaux à l'occasion du 25ème anniversaire de sa consécration en tant qu'évêque, au Vatican, le mardi 27 juin 2017.


 
Si le pape François rencontre des difficultés pour mettre en œuvre ses projets pour l'Eglise, c'est en raison d'une « bonne part du clergé », à la fois en haut et en bas de l'échelle hiérarchique. C'est ce qu'affirme le quotidien du Vatican, L'Osservatore Romano, qui dénonçait en début de semaine « la fermeture, sinon l'hostilité » de nombreux prêtres, évêques et cardinaux à la politique pontificale. De quoi sont-ils coupables ? D'attachement aux manières de penser et aux pratiques traditionnelles, assure le P. Giulio Cirignano, prêtre italien spécialiste de la Sainte écriture qui enseigne à la faculté de théologie d'Italie centrale.
 
Il s'agit là, selon lui du principal obstacle rencontré par le pape François qui a su au contraire convaincre les laïcs ordinaires de l'opportunité de la « conversion » vers laquelle il veut conduire l'Eglise. « La plupart des fidèles ont saisi, malgré tout, le moment favorable, le kairos que le Seigneur donne à sa communauté. La plupart d'entre eux sont dans la célébration. »
 
Les projets du pape François freinés par le clergé, de bas en haut

  « Malgré cela, la partie (de la communauté) la plus proche de ces pasteurs mal éclairés est bloquée derrière un horizon ancien, l'horizon des pratiques habituelles, celui du langage démodé, de la pensée répétitive sans vitalité », assure Don Cirignano qui a dû bien potasser le petit livre des insultes papales.
 
Il propose sa propre explication de cette résistance du clergé : ils sont nombreux à avoir un « niveau culturel modeste », une mauvaise image du sacerdoce, et à baigner dans la confusion théologique en ce qui concerne Dieu et la religion. Ils sont nombreux à raisonner à partir d'une « théologie antique », associée à la contre-réforme. Cette théologie est « sans âme », juge sévèrement l'abbé, qui l'accuse d'avoir transformé « l'aventure passionnée et mystérieuse de "croire" » en « religion » qui n'atteint pas le niveau d'une véritable « foi ».
 
Il fallait bien qu'on y arrive : à l'idée que la religion catholique traditionnelle ne mérite même pas le statut de religion véritable, ce qui permet au passage de l'exclure de tout dialogue inter-religieux…
 
Selon le P. Cirignano, une telle « religion » produit un « dieu hypothétique » qui « constitue en grande partie une projection de l'esprit humain ». Le dieu d'une « religion suscitée par la peur et les besoins humains » – pourquoi pas l'opium du peuple, tant qu'on y est !  

L'Osservatore Romano dénonce le principal obstacle rencontré par le pape François

  Voici donc le prêtre traditionnel accusé d'être « trop marqué par une mentalité religieuse plutôt que par une foi limpide : alors, tout devient plus compliqué, (car) il risque de rester otage de beaucoup de choses inventées par l'homme à propos de Dieu et de sa volonté ».
 
La publication d'un tel libelle par le journal quasi officiel du Vatican n'est certainement pas le fruit du hasard. Sa diffusion marque une volonté et s'inscrit au demeurant dans un ensemble : celui des nombreuses dénonciations par le pape François des clercs d'esprit traditionnel, ces« docteurs de la loi » auxquels il reproche de manière répétée leur étroitesse d'esprit et leur « rigidité » lorsqu'ils remettent en cause des prises de position « pastorales » en soulignant l'effet de ces dernières sur l'intégrité de la doctrine.  

Jeanne Smits

L'Osservatore Romano: "La religión surge del miedo y de las necesidades humanas"

L'Osservatore Romano: "La religión surge del miedo y de las necesidades humanas"

L'Osservatore Romano: "La religión surge del miedo y de las necesidades humanas"

L'Osservatore Romano: "La religión surge del miedo y de las necesidades humanas"

29/07/17 12:02 am por

L'Osservatore Romano: "La religión surge del miedo y de las necesidades humanas. El Dios de la religión es la proyección de la mente del hombre, sus miedos, sus necesidades. Es un dios hipotético"

Con las frases que dan título a esta entrada se despachaba el pasado sábado 22 de julio el jesuita -¡Cómo no!- Giulio Cirignano (quien aparece, de camuflaje, en la imagen que abre esta entrada), nada menos que en L'Osservatore Romano, diario nacional de la Ciudad del Vaticano, otrora católico y que últimamente sirve de plataforma mediática a heterodoxos de todo pelaje.

En un lamentable artículo que algunos blogs y páginas web de temática religiosa han reproducido de forma parcial -pues la versión digital de L'Osservatore Romano no reproduce todo el artículo-, titulado "La costumbre no es fidelidad. La conversión pedida por el Papa Francisco" (Abitudine non è fedeltà. ​La conversione chiesta da Papa Francesco), reproducido sobre estas líneas, el personaje en cuestión ataca al clero católico, al que, entre otras lindezas, tacha de "inculto" y "poco iluminado", afirmando que muchos clérigos que se oponen al Papa Francisco actúan desde una teología anticuada asociada a la Contrarreforma (al Concilio de Trento, vamos). Según él, tal teología no tiene alma y es responsable de transformar la "aventura apasionada y misteriosa de creer" en "religión" que no alcanza el nivel de una verdadera "fe".


"La religión surge del miedo y de las necesidades humanas 
[…] Sin embargo, tiene esta importante limitación: el Dios de la religión es, en su mayor parte, la proyección del hombre de su mente, sus miedos, sus necesidades. Es un dios hipotético", ha soltado el jesuita con todo desparpajo.

Así que, ya lo saben: la mayor parte de los cardenales, obispos y sacerdotes que aceptan y predican lo que mandó el Sacrosanto y Ecuménico Concilio de Trento (dogmático), además de ser unos incultos y estar anticuados teológicamente, no tienen fe, sino que proyectan los miedos de su mente y predican a un dios inexistente. Menos mal que contamos con algunos jesuitas iluminados que nos van a abrir los ojos y nos van a revelar -que no predicar, pues eso sería proselitismo pecaminoso- la religión verdadera.

Parece, pues, que la campaña anticatólica liderada por los jesuitas a través de los medios de comunicación vaticanos continúa, tras el reciente ataque a los católicos "integristas" estadounidenses que no votaron a la proabortista y anticristiana Hilaria Clinton y que luchan por la educación religiosa en las escuelas, contra el aborto, elhomomonio o la ideología de género, en un artículo -más bien un libelo- escrito por otro jesuita de pro: Antonio Spadaro, junto al director -protestante- de la edición argentina de L'Osservatore Romano, nombrado por Francisco (ver aquí).

¡Ay, si San Ignacio de Loyola levantara la cabeza!

(Catholicvs)

Artículos de opinión y análisis recogidos de otros medios. Adelante la Fe no concuerda necesariamente con todas las opiniones y/o expresiones de los mismos, pero los considera elementos interesantes para el debate y la reflexión.

RORATE CÆLI: Paul Claudel at Le Figaro (1955): Mass facing the people means there's no longer an Altar (full translation)

RORATE CÆLI: Paul Claudel at Le Figaro (1955): Mass facing the people means there's no longer an Altar (full translation)

Paul Claudel at Le Figaro (1955): Mass facing the people means there's no longer an Altar (full translation)

By one of the greatest writers of the 20th Century, Paul Claudel, writing for the most important French daily, as the proponents of the "Liturgical Upheaval" that would lead up to the post-Vatican II disasters, especially the New Mass, started to abuse the Traditional Mass with the illicit posture "facing the people".


Paul Claudel

Le Figaro

January 23, 1955

I wish to protest with all my strength against the growing practise in France of saying Mass facing the people.

The most basic principle of religion is that God holds first place and that the good of man is merely a consequence of the recognition and the practical application of this essential dogma.

The Mass is the homage par excellence which we render to God by the Sacrifice which the priest offers to Him in our name on the altar of His Son. It is us led by the priest and as one with him, going to God to offer Him hostias et preces [Victims and prayers]. It is not God presenting Himself to us for our convenience to make us indifferent witnesses of the mystery about to be accomplished.

The novel liturgy deprives the Christian people of their dignity and their rights. It is no longer they who say the Mass with the priest, by "following" it, as the saying very rightly goes, and to whom the priest turns from time to time to assure them of his presence, participation and cooperation, in the work which he undertakes in their name. All that remains is a curious audience watching him do his job. Small wonder that the impious compare him to a magician performing his act before a politely admiring crowd.


It is true that in the traditional liturgy the most touching, the most moving part of the Holy Sacrifice is hidden from the view of the faithful. But it is not hidden from their hearts and their faith. To demonstrate this, during Solemn High Masses the sub-deacon stays at the foot of the altar during the Offertory, hiding his face with his left hand.We too are invited to pray, to withdraw into ourselves, not in a spirit of curiosity but of recollection.

In all of the Eastern rites the miracle of transubstantiation takes place unseen by the faithful, behind the iconostasis. It is only afterwards that the celebrant appears on the threshold of the sacred door, the Body and Blood of Christ in his hands.

A vestige of this idea lingered for many years in France, where the old missals did not translate the prayers of the canon. Dom Guéranger protested energetically against those who had the audacity to do away with this custom.

Today's deplorable practice has turned the ancient ceremony upside down, to the great consternation of the faithful. There is no longer an altar. Where is it, this consecrated stone which the Apocalypse compares to the Body of Christ Itself? There is nothing but a bare trestle covered with a tablecloth, reminding usdepressingly of a Calvinist workbench.

Naturally, as the convenience of the faithful was held up as the guiding principle, it was necessary to rid the aforementioned table of the "accessories" cluttering it up: not only the candlesticks and the vases of flowers, but the tabernacle! The very crucifix! The priest says his Mass in a vacuum!When he invites the people to lift up their hearts and their eyes…to what? There is no nothing left in front of us to focus our minds on the Divine.

If the candlesticks and crucifix were kept, the people would be even more excluded than in the old liturgy, because then not only the ceremony but the priest himself would be completely hidden from view.

I would resign myself to this situation with the greatest grief, as henceforth, it would appear that not the slightest spiritual effort will berequired of the common people. It seems necessary to stick the most sublime of mysteries in their faces, to reduce the Mass to the primitive form of the Last Supper and in doing so, change the entire ritual. What is the meaning of  Dominus vobiscum [The Lord be with you] and orate fratres [pray brethren] spoken by a priest separated from his people and requiring nothing of them? What is the significance of the sumptuous vestments worn by those we have delegated as ambassadors to the Divinity?

And our churches, is there any reason to leave them as they are?

U.S. bishop criticizes Vatican advisor for being part of ‘LGBT lobby…within the church’ | News | LifeSite

https://www.lifesitenews.com/news/u.s.-bishop-criticizes-vatican-advisor-for-being-part-of-lgbt-lobbywithin-t?utm_source=LifeSiteNews.com&utm_campaign=f3454969b7-Catholic_7_28_2017&utm_medium=email&utm_term=0_12387f0e3e-f3454969b7-402192817

jeudi 27 juillet 2017

¿La Revolución del Vaticano II fue malinterpretada?

¿La Revolución del Vaticano II fue malinterpretada?

¿La Revolución del Vaticano II fue malinterpretada?

A menudo se expresa por los conservadores desalentados por los cambios en la Iglesia Católica que el Vaticano II fue un buen Concilio, pero que fue mal interpretado. Si estas buenas personas estuvieran mejor informadas sobre lo que ocurrió en el Concilio, nunca dirían tal cosa. Aunque el Vaticano II comenzó con las mejores resoluciones, fue secuestrado en la sesión de apertura por los obispos rebeldes porque el Papa había planeado el Concilio sin su consejo y contra sus diseños.

Nos enteramos que el cardenal Tisserant, principal ponente del Tratado Moscú-Vaticano de 1962, que presidió la sesión inaugural, estuvo en el centro de este golpe para usurpar el Concilio Vaticano. Según Jean Guitton, el célebre académico francés, Tisserant le había enseñado un cuadro de sí mismo y otros seis, y le dijo: "Este cuadro es histórico, o más bien simbólico, muestra la reunión que tuvimos antes de la apertura del Concilio cuando decidimos bloquear la primera sesión negándonos a aceptar las reglas tiránicas establecidas por Juan XXIII ". (Vatican II in the Dock, 2003)

En el centro de este golpe para derrocar al Vaticano II estaban los Cardenales Alfrink, Frings y Liénart de la Alianza del Rin. Su objetivo era ganar el control de las comisiones de redacción conciliar. Una votación crucial debía ser tomada para determinar a los miembros de las comisiones cuando el Cardenal Liénart, presunto francmasón, tomó el micrófono durante un discurso y exigió que la lista de 168 candidatos fuera descartada y que se preparara una nueva lista de candidatos. Su gesto extraño fue escuchado por el Concilio y la elección fue pospuesta. La acción de Liénart desvió el curso del Concilio y fue aclamada como una victoria en la prensa. La fecha fue el 13 de octubre de 1962, el 45 aniversario de la última aparición de Nuestra Señora en Fátima. (Fr. Ralph Wiltgen, "El Rin desemboca en el Tíber")

En su discurso del 14 de febrero de 2013 al clero de Roma, el Papa Benedicto XVI relata brillantemente este golpe de Estado en el Vaticano II: "En el programa para este primer día estaban las elecciones de las Comisiones y se habían preparado listas de nombres, en lo que pretendía ser una forma imparcial, y estas listas fueron sometidas a votación, pero enseguida los Padres dijeron: "No, no queremos simplemente votar por listas pre-preparadas, Nosotros somos los sujetos".  Fue necesario entonces retrasar las elecciones, porque los Padres… querían preparar las propias listas. Y así fue. El Cardenal Liénart de Lille y el Cardenal Frings de Colonia habían dicho públicamente: no, no de esta forma, queremos hacer nuestras propias listas y elegir a nuestros propios candidatos". (Benedicto XVI en su discurso al clero de Roma, 14 de febrero de 2013)

Después de bloquear ilícitamente la votación, esta facción rebelde, conocida como el "grupo del Rin", recurrió a métodos burdos para obligar a instalar a varios de sus propios miembros en las comisiones de redacción, de modo que durante la noche casi el sesenta por ciento de las comisiones estaban ahora presididas por "sospechosos teólogos" que anteriormente habían sido restringidos bajo Pío XII. Su control de las comisiones seguiría fortaleciéndose, allanando así el camino para los diversos documentos del Vaticano II que conocemos hoy.

Sin embargo, los verdaderos documentos del Concilio Vaticano II eran los 72 esquemas que Juan XXIII había aprobado antes del Concilio. Los 72 esquemas eran muy apreciados por los verdaderos pensadores de la Fe, entre ellos el arzobispo Marcel Lefebvre, que había sido nombrado para el Comité Preparatorio Central para examinar los documentos de pureza doctrinal antes de su presentación en el Concilio. Según Lefebvre, los esquemas eran dignos y ortodoxos, y debieron haber sido usados, pero para su gran consternación el Concilio, bajo la dirección de estos piratas conciliares, rechazó el esquema de Juan XXIII. Consideremos las propias palabras de Lefebvre:

"Desde los primeros días, el Concilio fue acosado por las fuerzas progresistas, lo experimentamos, lo sentimos… Teníamos la impresión de que algo anormal estaba sucediendo y esta impresión se confirmó rápidamente: quince días después de la sesión de apertura, ninguno de los setenta y dos  esquemas quedaron.  Todos habían sido devueltos, rechazados, arrojados a la papelera… El inmenso trabajo que se había logrado fue rasgado y la asamblea se encontró con las manos vacías, sin nada preparado. ¿Qué presidente de la junta directiva, por pequeña que sea la empresa, estaría de acuerdo en continuar sin una agenda y sin documentos? Sin embargo, así es como comenzó el Concilio". (Arzobispo Lefebvre, "Carta abierta a los católicos perplejos", 1986)

El Papa Juan, viendo lo que había pasado, finalmente clamó en junio de 1963: "detener el Concilio", pero ya era demasiado tarde. Los enemigos de la Fe habían capturado las posiciones clave del Concilio, permitiéndoles así redactar documentos pérfidos para el engaño de la Iglesia, es decir, los 16 documentos del Vaticano II.

De ahí que los cambios radicales de hoy no reflejen una interpretación errónea del Vaticano II, sino una verdadera interpretación según la intención de los arquitectos originales. Es por eso que tenemos todos los problemas hoy. Las pocas partes buenas de los documentos escritos por las pocas personas buenas sólo se les permitió como cobertura conservadora para vender los documentos a los padres del Concilio. Era importante para los liberales vaticanos que los documentos parecieran más ortodoxos que liberales, porque el objetivo de estos sinvergüenzas era asegurar la firma del Papa Pablo VI, sin la cual su plan nunca tendría éxito.

Su plan en esencia era revivir la causa de Lutero bajo el pretexto de una reforma y fusionar la Iglesia Católica con las religiones del mundo. Fr. Edward Schillebeeckx, una prominente figura del Concilio, incluso dijo: "La acusación de connivencia con la Reforma no es, pues, sin fundamento". [Énfasis mío]

Consideremos ahora la visión del francmasón del siglo XIX y sacerdote excomulgado, el canónigo Roca (1830-1893), quien predijo que "la liturgia de la Iglesia Romana sufrirá una transformación en un concilio ecuménico" en un movimiento "para privar a la Iglesia de su carácter sobrenatural, para fusionarla con el mundo, entretejer las denominaciones ecuménicamente en lugar de dejarlas correr lado a lado como confesiones separadas, y así pavimentar el camino para una religión mundial estándar en el estado mundial centralizado ".

Más de una vez ha surgido que la Santísima Virgen en Su Tercer Secreto de Fátima habló de "un mal concilio y una misa mala". Esto fue reportado por Fatima Crusader en mayo de 2009 y de nuevo por One Peter Five en mayo de 2016. Según ambos informes, el Cardenal Ratzinger [ahora Benedicto XVI] dijo a su buen amigo, el P. Ingo Dollinger, a finales del verano de 2000, que todavía hay parte del Secreto de Fátima que aún no había sido revelada, y que el Secreto habla de "un mal concilio y una misa mala" que vendría en el futuro.

Un mal concilio y una mala misa ciertamente estarían vinculados con la predicción del canónigo Roca de que la liturgia "pronto se transformará en un concilio ecuménico". Entre las instrucciones de este Concilio ecuménico figuraba la Constitución sobre la liturgia, Inter Oecumenici, del 26 de septiembre de 1964, en la que se esbozaba el nuevo estatuto de la Misa y el santuario. El artículo 91 dice: El altar mayor debe ser preferentemente independiente, para permitir caminar alrededor de él y la celebración de frente al pueblo.

¿Cómo es que la gente dice que el Vaticano II fue mal interpretado, cuando su llamado a la "celebración frente al pueblo" fue ordenado como la norma universal poco después del Concilio? Este cambio, sin precedentes en la historia de 2000 años de la Iglesia, fue cuidadosamente calculado para llevar a un cambio de enfoque donde el énfasis está en la comunidad, y no en Dios.

Inter Oecumenici también pidió la "supresión" de las Oraciones Leoninas después de la Misa, es decir, los tres Avemarías, la Salve Regina y la Oración a San Miguel (artículo 48). La supresión de estas oraciones realmente sucedió después del Concilio.

De acuerdo con el diseño conciliar "emprender con gran cuidado una restauración general de la liturgia" (21), el documento Sacrosanctum Concilium hizo un llamado a una revisión general de la Misa, en la que los «elementos» arcaicos acumulados a través del tiempo "se han de descartar" y "los ritos deben ser simplificados" para que "la participación activa de los fieles pueda ser más fácilmente lograda". (Artículo 50)

Esto también ocurrió con la implementación de la Misa de Novos Ordo, aunque la nueva Misa no mejoró la participación en Dios, sino nuestra alienación de Dios. "La participación activa", como Dios lo ve, es que nos involucremos con nuestra religión reverentemente asistiendo a misa, yendo  a confesión, leyendo la vida de los santos y santificando nuestras almas en el temor de Dios, pero a lo que los liberales se referían con esto es que deberíamos ser activistas ocupados al participar en la revolución litúrgica contra la Misa y el sacerdocio.

Algunos todavía sostienen que los documentos del Vaticano II no contienen ningún error, sino que son simplemente ambiguos en su redacción, pero su argumento los expone, porque la ambigüedad es el arma humeante del diablo y es la evidencia más clara de que los documentos están malditos. Dios nunca es ambiguo, sino siempre es claro, directo, y jurídico, documentos tan distorsionados que "hablan de dos lados de la boca" son un regalo muerto del que Dios no es su autor.

Los documentos a veces son muy ambiguos. Por ejemplo, el documento conciliar Unitatis Redintegratio deja claro que "el Espíritu Santo no se niega a hacer uso de otras religiones como medio de salvación" e incluso afirma: "En ciertas circunstancias, como los servicios de oración "por la unidad" y durante reuniones ecuménicas, es permisible, de hecho deseable que los católicos se unan en oración con sus hermanos separados. "

Debido a esto y a otros textos similares del Concilio, no es raro que el clero y los laicos participen en el culto interreligioso contra la prohibición de 2000 años de la Iglesia, así que ¿cómo es que los católicos hoy en día atribuyen esta mezcla ecuménica a una "mala interpretación" del Vaticano II? El Concilio llamó a la Misa frente al pueblo, ¿cómo es que la nueva Misa fue implementada contra los diseños del Concilio?

David Martin

(Artículo original. Traducido por Rocío Salas)

Edición en español de The Remnant, decano de la prensa católica en USA

Le Salon Beige - blog quotidien d'actualité par des laïcs catholiques: « C’est un mensonge de dire que ça n’a rien à voir avec l’islam »

Le Salon Beige - blog quotidien d'actualité par des laïcs catholiques: « C'est un mensonge de dire que ça n'a rien à voir avec l'islam »

« C'est un mensonge de dire que ça n'a rien à voir avec l'islam »

| |

27 juillet 2017

L'abbé Fabrice Loiseau est le fondateur et supérieur des Missionnaires de la Miséricorde divine, communauté qui repose sur trois piliers : la miséricorde, l'adoration et l'évangélisation, en particulier auprès des musulmans. Un an après l'assassinat du père Hamel par des terroristes islamistes et fort de son expérience de terrain, il donne sa vision de l'islam en France et sur une possible cohabitation avec les chrétiens.

"Dans le cadre de notre communauté, les Missionnaires de la miséricorde, je distingue bien la question des personnes, de celle de l'Islam. Je vois dans tout musulman un frère et un chercheur de Dieu. On doit garder cette charité, cette compréhension du phénomène religieux, de la vertu naturelle de religion, et donc du respect du chaque homme. C'est ce que le Concile nous invite à découvrir.

En même temps, j'avoue avoir un jugement sévère sur l'Islam et sur la manière dont cette religion peut être vécue dans beaucoup d'endroits, et particulièrement en France. L'assassinat du père Hamel mais aussi les 260 morts des attentats en 2 ans n'ont fait que conforté hélas la gravité de la situation. Je pense qu'il y a un gros problème théologique dans l'Islam aujourd'hui. Il a toujours été, mais tout particulièrement aujourd'hui et en France. Je vois que l'UOIF est incapable d'analyser un tel événement. Je condamne tout à fait ceux qui disent que cela n'a rien à voir avec l'Islam. On est bien d'accord qu'il ne s'agit pas de tous les musulmans et de tout l'Islam.

Toutefois, hélas, cette interprétation violente prend ses sources dans le Coran et dans les hadiths. Il est inutile de dire que cela n'a rien à voir avec l'islam. C'est un mensonge de dire cela. J'ai peur que nous allions vers une impasse."

Posté le 27 juillet 2017 à 08h17 par Michel Janva | Catégorie(s): France : L'Islam en France , Religions : L'Islam
inPartager

Leçon de catéchisme 73: les principes généraux de la morale, les actes h...

https://youtu.be/X__zj3azX6g

mercredi 26 juillet 2017

UK. GESÙ PUÒ ESSERE GAY, ALLAH NO. MA A PROTESTARE È RIMASTO SOLO UN ATEO FAMOSO. I CRISTIANI? E A RIMINI… – STILUM CURIAE

UK. GESÙ PUÒ ESSERE GAY, ALLAH NO. MA A PROTESTARE È RIMASTO SOLO UN ATEO FAMOSO. I CRISTIANI? E A RIMINI… – STILUM CURIAE

UK. GESÙ PUÒ ESSERE GAY, ALLAH NO. MA A PROTESTARE È RIMASTO SOLO UN ATEO FAMOSO. I CRISTIANI? E A RIMINI…

Marco Tosatti

Richard Dawkins ha criticato duramente l'operazione "ipocrita" condotta dalla polizia durante il London Pride, la sfilata per inneggiare allo stile di vita e alle pratiche omosessuali. Il notissimo ateo ha criticato le forze di sicurezza perché hanno obbligato il Concilio degli ex musulmani di Gran Bretagna (CEMB) a far sparire gli striscioni "Allah è gay", e hanno invece permesso cartelli sui quali era scritto "Gesù è gay".

Il famoso biologo evoluzionista il 23 luglio scorso ha twittato: "Marcia del gay pride di Londra. La polizia è contenta con gli striscioni 'Gesù è gay'. Ma ha proibito lo striscione del CEMB 'Allah è gay'. Ipocrisia del tipo @kpfa". La Kpfa è una radio che afferma di voler promuovere accoglienza, tolleranza sociale e integrazione.

Il CEMB ha appoggiato la protesta di Dawkins osservando sul suo sito web che la sfilata era "Piena di cartelli che dicevano 'Dio è gay', 'Gesù aveva due padri', e altri che prendevano in giro la Chiesa, i preti e il papa". Però quando il CEMB ha alzato lo striscione che diceva "Allah è gay", la polizia è accorsa subito"per rimuoverli perché provocavano offesa"..

E il CEMB continuava: "Le sole ragioni per cui i nostri striscioni sono considerati 'provocanti' è perché la critica dell'islam non è considerata tollerabile, perché c'è una minaccia costante di violenza da parte degli islamisti contro gli ex musulmani, ma anche contro i musulmani dissenzienti per censurarli e farli tacere".

Subito dopo l'apparizione degli striscioni, la Moschea di East London ha presentato una denuncia formale contro il CEMB, affermando che il gruppo stava "incitando l'odio verso i musulmani". E la KPFA, la radio basata a Berkeley, California, ha cancellato un programma in cui era prevista la presenza di Dawkins, il 9 agosto, perché l'autore del "L'illusione di Dio" ha usato "linguaggio insultante verso l'islam" . E in una dichiarazione auto-contraddittoria, diceva: "La KPFA non appoggia un linguaggio che può ferire. Mentre appoggiamo enfaticamente una seria libertà di linguaggio, non appoggiamo discorsi di insulti. Ci scusiamo per non aver avuto molto prima una più ampia conoscenza delle vedute di Dawkins".

Dawkins ha risposto di aver criticato "la tremenda misoginia e omofobia" dell'islam, e l'uccisione degli apostati colpevoli solo di non credere più. "E' noto che io sono un critico frequente del cristianesimo, e non sono mai stato cancellato da un programma per questo. Perché va bene criticare il cristianesimo e non l'islam?".

Già, perché?

E dal momento che siamo in tema di offese al cristianesimo, a Gesù e alla fede di tante persone compiute durante le sfilate inneggianti all'omosessualità e alla sodomia, che cosa dobbiamo pensare dei preti e dei vescovi – l'ultimo quello di Rimini – che "prendono le distanze" dai cattolici che organizzano una processione di riparazione e preghiera per quelle offese? Possono rientrare anche loro in quella che Dawkins definisce "ipocrisia stile KPFA"?



Questo blog è il seguito naturale di San Pietro e Dintorni, presente su "La Stampa".  Per chi fosse interessato al lavoro già svolto, ecco il link a San Pietro e Dintorni.

Se volete ricevere i nuovi articoli del blog, scrivete la vostra mail nella finestra a fianco.

L'articolo vi ha interessato? Condividetelo, se volete, sui social network, usando gli strumenti qui sotto.

Se invece volete aiutare sacerdoti "scomodi" in difficoltà, qui trovate il sito della Società di San Martino di Tours e di San Pio di Pietrelcina.

Normas de convivencia cristiana con familiares adúlteros y pecadores públicos

Normas de convivencia cristiana con familiares adúlteros y pecadores públicos

Normas de convivencia cristiana con familiares adúlteros y pecadores públicos

Trataremos hoy de un problema cada vez más frecuente y en el que en muchas ocasiones no sabemos cómo debemos actuar. Me refiero al problema de permitir, recibir o tratar con parejas que viven juntas sin estar casadas sacramentalmente: ¿los puedo alojar en casa? ¿Puedo comer con ellos? ¿Puedo ir a su casa? ¿Pueden ellos venir a comer a la mía? ¿Puede un cristiano asistir a su matrimonio civil? ¿Qué hago si mi hijo mayor se trae a su novia a dormir a casa? Y otros temas similares como: ¿Puedo tener amistad con una pareja que es homosexual? ¿Puedo ser padrino/madrina de bautismo de un niño cuyos padres son homosexuales? ¿Puedo ser padrino/madrina de un niño que va a ser bautizado, cuyos padres no están casados por la Iglesia.

Los casos particulares son miles; y además, las circunstancias pueden variar tanto, que elaborar una casuística sería poco menos que imposible. Es por ello que tenemos que dar los principios generales que han de regular la conducta de un cristiano ante situaciones que podríamos llamar "irregulares"; y luego, valiéndonos de esos principios generales, intentar solucionar los casos particulares. Aquí analizaremos sólo algunos de ellos.

1.-Principios generales

1.1 Aprendamos de Cristo

Por un lado, vemos en el Evangelio que:

  • Jesús comía con publicanos y pecadores (Mt 9:11; Mc 2:16);
  • Él mismo nos manda ir a las ovejas perdidas de la casa de Israel (Mt 10:6);
  • y también nos dice que no ha venido a salvar a los justos, sino a los pecadores (Lc 5:32).

El Señor siempre nos habla de la caridad que hemos de tener con los necesitados, y al mismo tiempo nos enseña cuál ha de ser nuestra actitud ante los pecadores. Pero no olvidemos que cuando Jesús se acercaba a los pecadores era porque buscaba su conversión. También les dijo "raza de víboras" y "sepulcros blanqueados" (Mt 23:33) cuando su conducta era totalmente contraria a la moral y se cerraban por completo a la salvación que Cristo les ofrecía. Luego nuestro trato con "publicanos y pecadores" no es un cheque en blanco, sino con motivo de buscar su conversión.

Pero por otro lado también se nos dice en la Sagrada Escritura:

  • "Os escribí en mi carta que no os mezclaseis con los fornicarios… Lo que os escribí es que no os mezclaseis con quien, llamándose hermano, fuese fornicario, avaro, idólatra, injurioso, borracho o ladrón. Con éstos, ni comer siquiera" (1 Cor 5: 9-11).
  • "Os ruego, hermanos, que tengáis cuidado con los que producen discordia y escándalos contra la doctrina que aprendisteis. Alejaos de ellos, pues ésos no sirven a Cristo, nuestro Señor, sino a su propio vientre, y mediante palabras dulces y aduladoras seducen los corazones de los ingenuos" (Rom 16: 17-18).
  • "Todo el que se sale de la doctrina de Cristo, y no permanece en ella, no posee a Dios; quien permanece en la doctrina, ése posee al Padre y al Hijo. Si alguno viene a vosotros y no transmite esta doctrina no lo recibáis en casa ni le saludéis; pues quien le saluda se hace cómplice de sus malas obras" (2 Jn 1:9-11).
  • "Hermanos, os ordenamos en nombre de nuestro Señor Jesucristo que os alejéis de todo hermano que ande ocioso y no conforme a la tradición que recibieron de nosotros…Y si alguno no obedece lo que os decimos en nuestra carta, a ése señaladle y no tratéis con él, para que se avergüence; sin embargo, no lo consideréis como un enemigo, sino corregidle como a un hermano" (2 Tes 3: 6. 14-15).
  • "Fuera los perros, los hechiceros, los impuros, los homicidas, los idólatras y todo el que ama y practica la mentira"  (Apoc 22:15).

Es decir, la conducta del cristiano ha de ser caritativa y misericordiosa, pero también firme y valiente. Hay situaciones en las que tendremos que levantarnos valientemente y rechazar conductas y planteamientos que son totalmente contrarios a nuestra fe. Tendremos que pedir a Dios la prudencia y el buen juicio para saber actuar en cada momento concreto tal como Cristo hubiera hecho y espera de nosotros.

1.2 Distingamos la diferencia que existe entre "pecado" y pecador"

Además de ello, hemos de distinguir otro elemento esencial: no podemos confundir "pecado" con "pecador". Hemos de ser firmes contra el pecado, pero misericordiosos con el pecador. Es decir, el cristiano no puede aceptar lo que es pecado o situación pecaminosa; pero por otro lado también ha de tener paciencia y caridad con aquellas personas que viven en pecado.

El Señor nos enseña en multitud de ocasiones que tenemos que ser misericordiosos con el pecador arrepentido (la mujer adúltera (Jn 8: 1-11); el hijo pródigo (Lc 15: 11-32); pero también nos enseña que hemos de ser firmes en la lucha contra el pecado (Heb 12:4).

El pecado es siempre algo malo, pues es una desobediencia a Dios y a sus leyes. Es por ello que nunca puede ser aceptado. La lucha contra el pecado ha de ser total y permanente. Aceptar el pecado es ponerse del lado del demonio y en contra de Dios.

Hoy día hay una tendencia a mezclar los términos y causar confusión. Se ha pasado de la idea de tener misericordia del pecador arrepentido a eliminar la malicia del pecado. Si no decimos claramente que robar, matar, cometer actos impuros… son pecados graves, pues son ofensas graves contra las leyes de Dios, no estamos haciendo ningún bien al hombre. Lo único que estamos haciendo es causar más confusión y facilitar su condenación eterna. Si no decimos claramente que la conducta homosexual es gravemente pecaminosa; y presentamos la homosexualidad como una "opción" aceptable, caeremos en la maldición de Sodoma y Gomorra.

Una cosa es tener misericordia del pecador arrepentido y otra muy diferente negar la malicia del pecado. Hay que saber mantener un perfecto equilibrio entre tener misericordia del pecador y condenar la malicia del pecado.

Parece que más que misericordia con el pecador, lo que hay hoy día es cobardía en denunciar el pecado. Jesús supo mantener un perfecto equilibrio en perdonar al pecador arrepentido: "Yo tampoco te condeno" y al mismo tiempo denunciar la malicia del pecado: "Pero en adelante no peques más".

Esta actitud diferente ante el pecado y el pecador la vemos claramente manifiesta en la conversación entre Jesucristo clavado en la cruz con el buen ladrón:

"Nosotros (decía el buen ladrón) estamos aquí justamente, porque recibimos lo merecido por lo que hemos hecho; pero éste no ha hecho ningún mal. Y decía: -Jesús, acuérdate de mí cuando llegues a tu Reino. Y le respondió: -En verdad te digo: hoy estarás conmigo en el Paraíso." (Lc 23: 41-43). Jesucristo perdona al pecador arrepentido.

O cuando dice: "No he venido a llamar a los justos sino a los pecadores" (Lc 5:32). Sabemos que el Señor comía con publicanos y prostitutas; pero en ningún momento condonaba[1] sus pecados. Al final siempre decía al pecador arrepentido: "Yo tampoco te condeno, pero en adelante no peques más" (Jn 8:11). Claramente les hacía ver que sus acciones eran malas y tenían que cambiar para salvarse.

Otra cosa diferente habrá de ser nuestra actitud ante el pecador que se ha ensoberbecido en su pecado y no quiere arrepentirse. Frente a una persona que se enorgullece de su situación irregular, se justifica de su mal proceder e intenta convencernos de que somos nosotros o la Iglesia los que estamos en el error, cuanta más distancia mejor. El trato debería quedar reducido a lo que estrictamente nos pide la caridad y el amor de Dios.

2.- Conclusiones que hemos de sacar de estos principios generales

1.- Un cristiano ha de tener siempre una actitud misericordiosa con el pecador arrepentido y dispuesto a cambiar.

2.- Pero al mismo tiempo hemos de ser firmes en la lucha contra el pecado. No podemos condonar situaciones o actitudes que son directamente pecaminosas.

Cristo perdona a la adúltera cuando se arrepiente, al buen ladrón cuando reconoce su pecado; pero es firme contra los vendedores del templo, y contra los fariseos, a los que llama "sepulcros blanqueados" porque no reconocen su falta y se atreven a ir contra los principios establecidos por Dios.

El mejor modo para saber cómo hemos de proceder en situaciones concretas, si no tenemos una idea clara, es acudiendo a las Sagradas Escrituras y buscando en ellas la conducta de Cristo en situaciones similares. Si no supiéramos hacerlo, acudamos a un sacerdote fiel a las enseñanzas de la Iglesia, que no tenga miedo a decirnos con claridad cómo hemos de actuar en nuestro caso concreto.

Una cosa que he observado en multitud de ocasiones es que solemos ser muy críticos cuando el problema no nos afecta personalmente; en cambio, cuando somos nosotros los que pasamos por esas situaciones ya que un hijo se ha "juntado" con su novia…, ya sea por cobardía o por mantener una falsa paz, aceptamos muchas situaciones que son totalmente contrarias a nuestra moral.

3.- Examinemos algunas situaciones concretas "paradigmáticas"

3.1 Cuando la hija se va a vivir con un hombre sin estar previamente casados

Los padres cristianos han de tener paciencia cuando una hija se va a vivir con un hombre sin que haya matrimonio de por medio; pero al mismo tiempo no pueden aprobar esa conducta porque es pecaminosa.

Cuando la hija venga a la casa de los padres, con cariño y caridad, le tendrán que "afear" su acción; no podrán permitir que traiga a su hombre e invitarle a formar parte de la familia como si fuera uno más. Los padres tendrán que establecer fronteras que continuamente le recuerden a la hija que lo que ha hecho va en contra de la Ley de Dios; pero tampoco la pueden arrojar al infierno.

¿Qué hacer si hasta ahora he estado permitiendo que esas personas vinieran a mi casa y deseo ahora cambiar y actuar como Cristo espera?

Siempre y cuando la pareja que vive en concubinato reconozca su situación de pecado y estén dispuestos a cambiar, se les puede dar un voto de confianza y esperar un tiempo prudencial a que ese cambio se produzca; pero si pasando más o menos un año, no se ve cambio alguno, tendríamos que ponernos firmes y establecer límites claros. Ya hemos tenido paciencia, hemos sido misericordiosos y caritativos, pero ahora el Señor nos pide que seamos firmes y busquemos realmente el bien de esta pareja, bien que pasa por una actitud firme, determinada y concreta, que podría ser algo así: "Si no me prometéis que vais a arreglar vuestra situación matrimonial, sintiéndolo en el fondo de mi corazón, buscando vuestro bien y el mío, os tengo que rogar que de momento os abstengáis de venir a esta casa".  

La hija (sola o con los nietos) serán siempre bien recibidos en la casa, pero no el hombre que hace de "falso marido"[2]. Y así habrán de mantenerse hasta que él y ella, arrepentidos de su conducta, decidan formalizar a través del sacramento del matrimonio su relación; o al menos, cuando prometan poner solución al problema cuanto antes.

Lo que en ningún momento podrán permitir es que vivan en la casa de los padres como esposo y esposa compartiendo habitación; pues eso sería condonar el pecado y como consecuencia aceptar una situación gravemente pecaminosa. Si en alguna ocasión tuvieran que dormir en la casa de los padres sin haberse casado todavía pero con el propósito de hacerlo, deberían dormir en habitaciones separadas.

Esta solución podrá parecer un poco exagerada, pero será realmente efectiva pues para la pareja será un buen recordatorio para que tengan siempre en la mente que están viviendo en pecado. Hacer la vista gorda y permitirles vivir como esposos en la casa de los padres, incluso en el caso de falta de trabajo o penuria económica, sería un grave pecado de los padres.

Si la situación se alargara o no desearan corregirla, podrían recibir a la pareja con los nietos para comer en casa, pero no a vivir allí como si no pasara nada.

3.2 Cuando una madre se tiene que ir a vivir a la casa de su hijo que no está casado por la Iglesia

En alguna ocasión podría ocurrir que una madre (padre) se quedara viuda y por motivos de la edad, la salud o por razones económicas se tuviera que ir a vivir a la casa de un hijo que no estuviera casado por la Iglesia. Este caso es muy diferente al anterior. No es lo mismo recibir a una pareja no casada en la casa de uno, que tenerse que ir a vivir (porque no queda más remedio) a la casa de un hijo que vive mal casado. En este caso podría hacerlo, pero tendría que saber balancear adecuadamente su actitud como cristiana (no aceptación de la situación matrimonial de esa pareja), con el debido respeto al hogar ajeno y la conducta propia de la caridad. En ningún momento debería aceptar a través de sus comentarios o conducta que acepta la situación en la que está viviendo su hijo, pero tampoco puede estar recordándole día y noche que vive en pecado. La prudencia y la caridad iluminarán a la madre cristiana para saber comportarse debidamente si se lo pide a Dios.

3.3 Asistencia a un matrimonio civil o cualquier tipo de unión no sacramental

Un cristiano no puede asistir a ese tipo de celebraciones, pues su sola presencia en ellas es una "aprobación" de las mismas. Tampoco puede mandar regalos o felicitaciones. La conducta del cristiano deberá mantenerse caritativa pero distante. Sólo en el caso de que esa pareja deseara arreglar su situación matrimonial, es cuando el cristiano podría aceptar establecer relaciones de franca amistad con las mismas. Mientras que eso no ocurra, la relación deberá mantenerse en los límites que la caridad exige, pero nada más.

3.4 Ser padrinos del hijo de una pareja que no está casada sacramentalmente

Si en alguna ocasión se nos pide ser padrino del hijo de una pareja que vive junta sin estar casada sacramentalmente, yo no me opondría; ahora bien, sí les insistiría en que tienen que arreglar cuanto antes su situación matrimonial. En el supuesto de que no aceptaran tal condición, entonces yo me abstendría de ser padrino en ese bautismo.

3.5 Ser padrinos del "hijo" de una pareja que es homosexual

Si se trata de ser padrino de bautismo del "hijo" de una pareja homosexual; salvo casos muy excepcionales, mi criterio es que un buen cristiano no puede actuar de padrino en esa situación, pues ello supondría la aceptación de ese tipo de uniones.

Algunos padrinos me han dicho que lo hacen para que los niños puedan recibir una buena formación cristiana, formación y ejemplo que nunca recibirán de sus padres. Esa afirmación no es razón ninguna. Si ese fuera el caso, rece por el niño, intente darle buen ejemplo…, pero nunca se implique en ese tipo de situaciones.

3.6 Trato con una "pareja homosexual"

El trato con una pareja que sea homosexual ha de quedar reducido a lo mínimo que la caridad exige, pero en ningún momento se debe permitir que esa pareja (aunque sea su hijo) venga a casa; y mucho menos, cuando en su casa usted todavía tuviera hijos pequeños; el daño que les podrían hacer sería irreparable.

Si viniera solo el hijo que vive con otro en unión aberrante, usted lo deberá atender con cariño y caridad, pero que a través de sus acciones en ningún momento pueda traducirse que usted está de acuerdo con lo que él ha hecho. Este pecado, en la mayoría de las ocasiones ya no es sólo de debilidad sino que lleva mucha malicia dentro. Estas personas tienden a justificar su conducta pecaminosa, se ensoberbecen (orgullo gay) en su forma de proceder y pueden hacer mucho daño con sus actitudes y comentarios.

3.7 Convivencia extraordinaria con varias familias en tiempo de vacaciones…

En contadas ocasiones una persona o familia se verá en la situación de tener que convivir durante unos días, por motivo de vacaciones, celebraciones familiares…, con personas que no están casadas como Dios manda. La situación es muy diferente si estas personas vinieran a la casa de uno (para lo cual tendríamos ya la respuesta en el punto 3.1) o si nosotros tuviéramos que ir a la casa de otro (la situación sería semejante a la explicada en el punto 3.2).

Por otro lado, también hay que tener en consideración si hay niños por medio y la edad de los mismos. Si estos niños fueran ya adolescentes, habría que hablarles con claridad, delicadeza y respeto para explicarles la situación moral en la que están viviendo esas parejas. Si fueran meramente niños, habría que cuidarlos de un modo especial si se comprobara que el trato con estas personas que viven en pecado les pudiera hacer daño. De todos modos, si éste último fuera el caso, lo mejor sería evitar ese tipo de "reuniones familiares" pues los niños pueden ver, oír… muchas cosas que van en contra la moral cristiana.

3.8 ¿Qué hacer y decir a sus hijos cuando hay que visitar a una pareja que no está bien casada?

Todo depende de la edad de los niños y de la relación con esa pareja. La prudencia tendrá que guiar la conducta. Por un lado no se puede dar la impresión a los hijos de que esta pareja es igual a cualquier otra que esté bien casada; pero por otro lado, quizás debido a la edad de los niños, tampoco se pueda explicar la situación de pecado en la que vive esa pareja. Saber mantener una cierta distancia con esa pareja y no sobreabundar en el trato sería lo más conveniente.

4.- Cómo practicar la corrección

La corrección fraterna es una advertencia que el cristiano dirige a su prójimo para ayudarle en el camino de la santidad. Es un instrumento de progreso espiritual que contribuye al conocimiento de los defectos personales, a veces inadvertidos por las propias limitaciones o enmascarados por el amor propio.

Jesucristo nos enseña: "Si tu hermano peca contra ti, ve y corrígele a solas tú con él. Si te escucha, habrás ganado a tu hermano" (Mt 18:15). Él mismo corrige a sus discípulos en diversas ocasiones según nos muestran los evangelios: les amonesta ante el brote de envidia que manifiestan al ver a uno que expulsaba demonios en nombre de Jesús; reprende a Pedro con firmeza porque su modo de pensar no es el de Dios sino el de los hombres…

San Ambrosio (s. IV) aconseja: "Si descubres algún defecto en el amigo, corrígele en secreto […] Las correcciones, en efecto, hacen bien y son de más provecho que una amistad muda. Si el amigo se siente ofendido, corrígelo igualmente; insiste sin temor, aunque el sabor amargo de la corrección le disguste. Está escrito en el libro de los Proverbios las heridas de un amigo son más tolerables que los besos de los aduladores (Prov 27: 6)".

Y también San Agustín advierte sobre la grave falta que supondría omitir esa ayuda al prójimo: "Peor eres tú callando que él faltando".

Toda persona necesita ser ayudada por los demás para alcanzar su fin, pues nadie se ve bien a sí mismo ni reconoce fácilmente sus faltas. El cristiano precisa del favor que sus hermanos en la fe le hacen con la corrección fraterna. Junto a otras ayudas imprescindibles (la oración, la mortificación, el buen ejemplo…).

La corrección fraterna cristiana nace de la caridad y es fuente de santidad personal para quien la hace y para quien la recibe. Al primero le ofrece la oportunidad de vivir el mandamiento del Señor: "Este es el mandamiento mío: que os améis unos a otros como yo os he amado"; al segundo le proporciona las luces necesarias para renovar el seguimiento de Cristo en aquel aspecto concreto en que ha sido corregido.

La corrección fraterna no brota de la irritación ante una ofensa recibida, ni de la soberbia o de la vanidad heridas ante las faltas ajenas. Sólo el amor puede ser el genuino motivo de la corrección al prójimo.

El Apóstol Santiago señala: "Si alguno de vosotros se desvía de la verdad y otro hace que vuelva a ella, debe saber que quien hace que el pecador se convierta de su extravío, salvara el alma de la muerte y cubrirá la muchedumbre de sus pecados"(Sant 5:19).

Y San Pablo considera la corrección fraterna como el medio más adecuado para atraer a quien se ha apartado del buen camino: "Si alguno no obedece lo que decimos en esta carta […] no le miréis como a enemigo, sino corregidle como a un hermano" (2 Tes 3:15).

Ante las faltas de los hermanos no cabe una actitud pasiva o indiferente. Mucho menos vale la queja o la acusación destemplada: "Aprovecha más la corrección amiga que la acusación violenta; aquella inspira compunción, esta excita la indignación".

Otra actitud igualmente necesaria es estar dispuestos a vencer las dificultades que puedan presentarse:

1) una visión excesivamente humana y poco sobrenatural que lleve a pensar que no merece la pena hacer esa corrección;

2) el temor a contristar al corregido;

3) considerar que la propia indignidad impide corregir al otro, a quien se considere mejor capacitado o dispuesto;

4) juzgar que es inoportuno corregir cuando uno mismo posee –incluso de modo más acentuado– el defecto que ha de advertir en el otro;

5) pensar que ya no es posible una efectiva mejora en el corregido, o que esa corrección ya se hizo anteriormente sin aparentes resultados.

Estos conflictos suelen proceder, en último término, de los respetos humanos, del temor a quedar mal o de un excesivo espíritu de comodidad.

La corrección fraterna ha de ser realizada:

  • Con visión sobrenatural y humildad. Conviene que quien corrige discierna en la presencia de Dios la oportunidad de la corrección y la manera más prudente de realizarla (el momento más conveniente, las palabras más adecuadas, etc…) para evitar humillar al corregido. Pedir luces al Espíritu Santo y rezar por la persona que ha de ser corregida favorece el clima sobrenatural necesario para que la corrección sea eficaz.
  • Con delicadeza y cariño, que son los rasgos distintivos de la caridad cristiana. Para asegurar que esa advertencia es expresión de la caridad auténtica, importa preguntarse antes de hacerla: ¿cómo actuaría Jesús en esta circunstancia con esta persona? Así se advertirá más fácilmente que Jesús corregiría no sólo con prontitud y franqueza, sino también con amabilidad, comprensión y estima.
  • Con la debida prudencia. La prudencia desempeña un papel importante como guía, regla y medida del modo de hacer la corrección fraterna. Es una norma de prudencia, sellada por la experiencia, pedir consejo a una persona sensata (el director espiritual, el sacerdote, etc.) sobre la oportunidad de hacer la corrección. La prudencia llevará también a no corregir con excesiva frecuencia sobre un mismo asunto, pues debe contarse con la gracia de Dios y con el tiempo para la mejora de los demás.
  • Con firmeza. Si pasado un tiempo prudente la persona no tiene intención de corregirse, entonces tendremos que hablar con firmeza y si con ello tampoco respondiera entonces seguir el consejo de Cristo: "Si tu hermano peca contra ti, vete y corrígele a solas tú con él. Si te escucha, habrás ganado a tu hermano. Si no escucha, toma entonces contigo a uno o dos, para que cualquier asunto quede firme por la palabra de dos o tres testigos. Pero si no quiere escucharlos, díselo a la Iglesia. Si tampoco quiere escuchar a la Iglesia, tenlo por pagano y publicano" (Mt 18: 15-17).

Conclusión

Hay muchas otras situaciones que se pueden presentar. Aquí hemos hecho un elenco de las más comunes y hemos intentado ayudar a dar una respuesta tal como Cristo nos la daría.

Si ustedes conocen otras situaciones que aquí no se hayan tratado y consideran importantes, les ruego me lo comuniquen a través de sus comentarios. Sí les pido que sean serios en los mismos y si preguntan algo esté en relación con el tema.

Padre Lucas Prados


[1] Condonar: perdonar una falta, indultar, eximir, dispensar.

[2] Falso marido: propiamente se le llama concubino; ya que esa pareja está viviendo en concubinato.

Nacido en 1956. Ordenado sacerdote en 1984. Misionero durante bastantes años en las américas. Y ahora de vuelta en mi madre patria donde resido hasta que Dios y mi obispo quieran. Pueden escribirme a lucasprados@adelantelafe.com